martes, 12 de abril de 2016

LA LUCHA DE LOS INTEGRADORES/AS SOCIALES

Año 2015, España, en plena crisis económica y con los servicios sociales saturados.
Todo parece indicar que los profesionales del sector social son ahora más necesarios que nunca, pero esta idea no se corresponde con la realidad, y la situación se complica cuando, dentro de esos profesionales hay un perfil, como el de los Técnicos Superiores Integración Social, que no se reconoce totalmente.
¿Qué hacemos los y las integradores/as sociales?
Según el Real Decreto 1074/2012, de 13 de julio, de la LOE, los y las técnicos/as superiores en integración social tienen la competencia general de programar, organizar, implementar y evaluar las intervenciones de integración social aplicando estrategias y técnicas específicas, promoviendo la igualdad de oportunidades, actuando en todo momento con una actitud de respeto hacia las personas destinatarias y garantizando la creación de entornos seguros tanto para las personas destinatarias como para el profesional.
¿Para qué se creó la titulación?
Los integradores/as sociales somos aquellos profesionales que estamos en contacto directo con las personas usuarias, interviniendo en base al análisis de las necesidades detectadas, cambiando la realidad in situ.
Esta figura se creó porque había unas necesidades que no estaban cubiertas por las competencias de otros profesionales, y hasta ahora, la explicación que se ha dado de su baja inserción laboral ha sido que era una profesión reciente y poco conocida por las entidades pero, transcurridos años con la titulación dentro del sistema educativo, llega el momento de que se reconozca por fin, y podamos ocupar los puestos que nos corresponden.
Las prospectivas de crecimiento…
Las prospectivas de crecimiento que le atribuye la LOE a la titulación dicen que: “La empleabilidad de este título viene avalada por el amplio número de sectores profesionales en los que desarrolla su actividad, fundamentalmente en el sector de servicios sociales y educativos” , también por “la incorporación de actividades profesionales generadas en nuevos sectores, como la mediación comunitaria y la inserción laboral de personas con discapacidad y personas en riesgo de exclusión social, y de las víctimas de violencia de género y de sus hijas e hijos, que aumentará considerablemente las posibilidades de inserción laboral de este titulado” o por “las medidas establecidas en la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia y el aumento de personas de la tercera edad”.
¿Qué funciones podemos desempeñar?
El campo de intervención es muy amplio, trabajando con diversos colectivos en riesgo de exclusión o exclusión: infancia y familia, mujeres, víctimas de violencia de género, desempleados de larga duración, jóvenes, personas mayores, drogodependencias, discapacidad, inmigración y enfermedad mental.
Y las funciones concretas a desempeñar son:
  • Insertor/a sociolaboral, preparador/a laboral, técnico de empleo con apoyo, mediador/a ocupacional y laboral.
  • Monitor/a de educación especial, educador/a de personas con discapacidad, técnico/a de movilidad básica.
  • Educador residencial y de centros abiertos.
  • Técnico de programas de prevención e inserción social, técnico en integración social.
  • Educador familiar, auxiliar de tutela.
  • Mediación comunitaria, intercultural y vecinal.
  • Monitor/a de rehabilitación psicosocial.
¿Qué pasos se están dando por el reconocimiento?
Actualmente, diversas asociaciones como AISA (Asociación de Integradores/as Sociales de Andalucía) o APISVA (Asociación Profesional de Integradores/as Sociales de Valladolid) están trabajando activamente por el reconocimiento de la profesión en el sector público, concertado y privado, a través de entrevistas en medios de comunicación, manifestaciones, reuniones con cargos políticos y sindicatos, publicación de manifiestos, campañas en redes sociales etc…
¿Cómo está la situación actual?
En el sector públicono existe un cuerpo de funcionarios de integradores/as sociales. Sí que estamos presentes en el personal laboral de varias CCAA como Andalucía, Madrid, Cataluña o País Vasco, y hay promesas de que se incluyan en la negociación colectiva en Comunidades como Castilla y León.
Aun así, muchas de las bolsas de empleo están paradas desde hace años, y contradiciendo a las prospectivas de crecimiento de la LOE, en la mayoría de CCAA que nos contemplan dentro del personal laboral, sólo estamos presentes en el sector educativo (como personal técnico en integración social o antiguos monitores/as de educación especial y monitores de residencia escolar, en el caso de Andalucía), y no en el de servicios sociales, por lo que sólo se nos está reconociendo una parte de nuestras competencias.
Por otra parte, en los servicios de empleo de algunas CCAA aún no se contempla la figura.
En el sector privado y concertado, falta que se reconozca la profesión y que no se nos confunda con otras profesiones del sector social. Falta difundir nuestras competencias para que se nos deje de contratar bajo otras categorías profesionales, normalmente de categoría inferior y que, cuando se presente un proyecto o abra un centro se piense en incluirnos dentro del apartado recursos humanos.
De este modo, no sólo se fomenta la inserción laboral de los titulados/as sino también, la calidad en los servicios prestados en los centros y servicios. 
Foto: Pixaway.com

Artículo publicado en  www.lanuevarutadelempleo.com/Noticias/

No hay comentarios:

Publicar un comentario