viernes, 15 de abril de 2016

Disfonías docentes

La disfonía está presente en el día a día de profesiones cuyo principal instrumento de trabajo es la voz, como en el caso de los docentes. Controlar la respiración abdominal, el tono de la musculatura implicada y hablar "desde el diafragma" son algunos de los aspectos esenciales en la reeducación y tratamiento de las disfonías.

Algunas pautas generales para prevenir las disfonías son: 


  • Dormir ocho horas.
  • Beber agua continuamente a lo largo del día.
  • No gritar.
  • Mantener una postura correcta de cabeza, cuello y espalda a la hora de hablar.
  • No hablar realizando esfuerzos.
  • Controlar la respiración abdominal y prevenir el estrés.
Además existen técnicas de reeducación de la voz.

Realizar por la mañana y por la noche, uno de los ejercicios siguientes diez veces seguidas, alternándolos cada día.

  • Acostado/a boca arriba: inspirar, llenar el abdomen y espirar lentamente; inspirar, detener el aire cada vez más tiempo comenzando por 4 segundos y acabando por 10 segundos; inspirar en 2/3/4 tiempos y espirar en 3 tiempos.
  • Ejercicios de pie: inspirar y espirar con los siguientes sonidos /sss/ /iaiaia/ /kis kis kis/ /his his his/
  • Realizar ejercicios circulares con la cabeza, es importante que sea de derecha a izquierda lentamete; igual pero retrocediendo sin llegar al centro y volviendo al hombro de nuevo; inclinaciones de la cabeza tocando los hombros.
  • Espirar emitiendo las diferentes vocales; espirar emitiendo el sonido de las vocales articulado con consonantes que emiten sonidos auxiliares (no intervienen las cuerdas vocales) m, n, l, r, s, j;  sonidos mixtos ll, ñ, x; ataques b, p, d, t, v, t, sh, ch, g, k. Intenta percibir dónde se produce la vibración.
  • Abrir la boca manteniendo la posición durante 10 segundos, 5 veces; pronunciar las vocales de forma prolongada y exagerada a la hora de poner la boca en la posición necesaria.
Relajación diaria progresiva de Jacobson, centrándonos en la muscula tura implicada en el habla. Consiste en contraer y relajar durante tres veces cada parte del cuerpo.

  • Boca, haciendo como si nos riésemos, manteniendo la postura cinco segundos y relajando.
  • Labios, apretando uno contra otro.
  • Lengua, apretándola contra los dientes superiores.
  • Cuello, haciendo que la barbilla toque el pecho.
  • Hombros, haciendo que los hombros toquen la cabeza.
  • Pecho, inspirando y dejando el aire en los pulmones, espirando tras cinco segundos.
  • Vientre, encogiéndolo hacia adentro. Llenándolo y manteniéndolo así cinco segundo antes de soltar.
También se pueden realizar movimientos laterales de maxilar inferior de forma relajada, emitiendo la voz y la sinquinesia físico-vocal, de pie con los puños cerrados y brazos extendidos  por delante del cuerpo,  llevar los  puños  a  la  altura  del pecho en una  inspiración nasal suave y lenta; A medida que se llevan los puños al pecho,  los labios se colocarán en posición articulatoria para pronunciar el sonido “P”,  quedando los codos un poco más latos que los hombros.  Lanzar los puños hacia abajo con fuerza al tiempo que se emite una “P” corta  y enérgica.


No hay comentarios:

Publicar un comentario