martes, 27 de octubre de 2015

Caja de los Recuerdos para la Estimulación Cognitiva

Image result for caja de los recuerdosLa caja de los recuerdos es una técnica motivadora y eficaz para trabajar la estimulación cognitiva, en especial, la reminiscencia y el lenguaje.

Junto con el usuario/a, diseñaremos la caja de recuerdos y se seleccionarán los elementos que encontraremos en esta.

Uno de los aspectos relevantes de esta estrategia es que activa la memoria sensorial y emocional, que es la última que se deteriora, y con ella la memoria remota y reciente, dependiendo de la época del objeto del que se trate. Por ello, debemos seleccionar objetos significativos para la persona.

Los elementos que podemos incluir son:


  • Elementos gráficos: fotografías de diferentes épocas de la vida, en diferentes lugares y con diferentes personas; fotografías de lugares significativos, documentos relacionados con su vida escolar o laboral, cartas, diarios, folletos de lugares que hayan visitado, libros que hayan leído, revistas antiguas, periódicos.
  • Material audiovisual: música de diferentes épocas de la vida, vídeos, anuncios de la época, películas, fotos para ver en proyector...
  • Objetos personales: ropa significativa, pañuelos, colgantes, anillos, pulseras, maquillaje, envases de cosméticos antiguos, perfumes, relojes, juguetes, objetos relacionados con sus aficiones o con su antiguo empleo, regalos que haya recibido, monedas antiguas...
Hay que tener especial cuidado en respetar la intimidad del usuario/a, dejando en todo momento que sea él o ella, quienes decidan qué objetos incluir. No se deben incluir objetos que despierten un recuerdo excesivamente negativo.

Las sesiones, debido a que la actividad conlleva una carga emocional, no debe alargarse mucho en el tiempo por lo que, una de las claves, es observar constantemente la actitud de la persona para detectar signos de cansancio, estrés, incomodidad y/o desmotivación.

Siempre será mejor una intervención corta pero eficaz que larga y desmotivadora,

En todo momento, intentaremos, dentro de las potencialidades que tenga la persona en función del grado de deterioro cognitivo, que sea esta la que hable la mayor parte del tiempo, siendo el/la terapeuta, quien guíe la sesión con preguntas cortas.

Así mismo, trataremos de estimular los cinco sentidos: vista, olfato, gusto, tacto y oido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario